El turno de guardia en el derecho laboral

Derecho laboral para empresarios y trabajadores

El turno de guardia en el derecho laboral

Bufete BAUMFALK en Kerpen-Horrem y Witten

Abogado para - Derecho laboral | Derecho penal | Derecho informático | Protección de datos

Hay diferentes tipos de tiempo de trabajo. Uno de ellos es el servicio de guardia. En el caso de un servicio de guardia acordado, el trabajador tiene que estar en el lugar designado por el empresario, ya sea dentro o fuera del horario de trabajo. El objetivo de esto es que el empleado esté de guardia y pueda empezar a trabajar sin dudarlo cuando sea necesario. En otras palabras, el servicio de guardia también podría describirse como una restricción de residencia, que va obligatoriamente acompañada de la obligación de actuar cuando se necesita. 

La diferencia entre el servicio de guardia y el de atención continuada es que el trabajador puede permanecer en el lugar que elija para trabajar desde allí. Este no es el caso del servicio de guardia. En particular, es importante tener en cuenta que durante el servicio de guardia el empleado sólo está activo cuando se le solicita. No tiene su propia disposición para trabajar en este sentido. Hasta entonces, no está definido hasta qué edad se debe realizar el servicio de guardia. 

Por lo tanto, el legislador no ha establecido ningún límite de edad vinculante. La situación es diferente para los aprendices y los menores. El servicio de guardia como aprendiz es siempre problemático si no sirve para la formación. Por ello, el empresario debe asegurarse siempre de que el servicio de guardia tenga un significado y una finalidad determinados para el aprendiz. Asimismo, el aprendiz no puede normalmente gestionar el servicio en solitario. Por lo tanto, es necesario que un formador supervise y guíe al alumno.

En particular, en los siguientes ámbitos, es frecuente que se realicen guardias:

  • La seguridad y el orden públicos, como los bomberos y la protección civil o la policía

  • Jueces y fiscales

  • Sector médico, como farmacias y médicos, pero también servicios pastorales y de emergencia psicológica

  • Empresas de eliminación de residuos

  • Servicios de seguridad

  • Proveedor de energía

  • La industria de las tecnologías de la información, especialmente en el ámbito de la seguridad informática.

Desde el 1 de enero de 2004, el servicio de guardia forma parte oficialmente del tiempo de trabajo en el sentido del artículo 2 I de la ArbZG. Por lo tanto, los límites básicos del tiempo de trabajo también se aplican en este caso, por lo que también deben respetarse las pausas de descanso reglamentarias. A menudo resulta problemático que el servicio de guardia se acuerde entre el empresario y el trabajador dentro de una relación laboral, pero ni siquiera se cumplen los requisitos para ello. Incluso si se trata de un servicio de guardia nominal, el servicio de guardia se ha acordado entonces porque el lugar de estancia no puede ser elegido libremente por el trabajador debido a un periodo de tiempo demasiado corto. A menudo se aplica un tiempo de 20 a 8 minutos, que el empleado puede llevarse al trabajo. Por lo tanto, este tiempo es demasiado corto para poder hablar de que el lugar de estancia del trabajador es libremente determinable para que se considere servicio de guardia.

En principio, no se excluye la posibilidad de obligar al servicio de guardia. Sin embargo, esto requiere una contractual o de un convenio colectivo. No obstante, también en este caso debe respetarse el límite máximo de tiempo de trabajo, que no puede superarse. No obstante, después de la jornada laboral efectiva y antes del inicio de la siguiente, el empresario tiene la posibilidad de elegir si el servicio de guardia del trabajador debe considerarse como tal o como horas extraordinarias o servicio de guardia. La compensación del tiempo de trabajo debe tenerse en cuenta si la jornada laboral se prolonga hasta 10 horas en un día. Sin embargo, sigue siendo importante que la actividad del trabajador sea diferente incluso cuando se comparan concretamente los términos anteriores. En consecuencia, el empresario debe dejar claro cuándo se trata de un servicio de guardia, de un servicio de atención continuada, de horas extraordinarias o de su tiempo de trabajo normal. 

Si la diferencia no es muy clara, el acuerdo sobre el servicio de guardia no es válido. Como ejemplo, se puede mencionar que un empleado tiene un turno de 10 horas. Sin embargo, durante este tiempo, se supone que debe estar de guardia durante una hora en el medio, lo que estiraría el tiempo de trabajo a más de diez horas. Sin embargo, como en este caso concreto no se puede suponer que su actividad cambie durante el tiempo de guardia (permanece en el mismo lugar y sigue trabajando normalmente), este acuerdo sobre el tiempo de guardia no es válido. Sin embargo, para que sea eficaz en general, es necesario, como antes, tener una contrato de trabajo acuerdo o, al menos, el consentimiento del trabajador per se.

El trabajador tampoco tiene necesariamente derecho a un servicio de guardia. Sin embargo, si la práctica de un empresario es tal que el tiempo de guardia no es inusual, podría surgir un derecho de este tipo. En ese caso, el empresario debe hacer uso de su opción de distribuir el tiempo de guardia entre todos los trabajadores y no puede excluir a un determinado grupo o a los trabajadores del tiempo de guardia desde el principio.

En principio, el trabajador también tiene derecho a ser remunerado por el tiempo que pasa en espera debido a este tipo especial de rendimiento laboral. Así, la remuneración se regula según la aplicación del § 611 a I BGB. Sin embargo, el trabajador no tiene derecho a su remuneración normal. En el caso normal, el empresario y el trabajador siempre llegan a un acuerdo independiente sobre la remuneración durante el tiempo de guardia. El acuerdo consiste en que el trabajador puede recibir más o menos dinero en comparación con su otra remuneración. Sin embargo, normalmente se acuerda una remuneración inferior, que a su vez debe ser razonable. 

Por otro lado, el salario mínimo no debe ser rebajado. El trabajador debe recibir al menos el salario mínimo, que no difiere según el tipo de trabajo que realice. No obstante, si no se ha llegado a tal acuerdo, el trabajador tiene derecho a su salario habitual en la cuantía fijada. A menudo ocurre que el trabajador también está clasificado en un determinado grupo salarial en función de su jornada laboral. En este caso, dado que el tiempo de guardia se considera tiempo de trabajo normal, también debe incluirse en su ámbito de aplicación.

En principio, también es posible que el empresario conceda al trabajador un tiempo libre en lugar de otro. De este modo, el tiempo de trabajo no tiene que ser compensado en dinero, sino con tiempo libre remunerado de forma justa. El tiempo libre compensatorio tiene lugar entonces durante el periodo de descanso reglamentario. Sin embargo, si el empleado es contratado infringiendo la Directiva sobre el tiempo de trabajo de la UE, no tiene derecho a tiempo libre compensatorio. De acuerdo con la jurisprudencia actual, el Tribunal Federal del Trabajo no podrá sostener esto, al menos no en el caso de una relación de empleo público. En este sentido, ya se dictó una sentencia en 2011, por la que se concedía a un bombero una reclamación por daños y perjuicios porque trabajaba 54 horas semanales en lugar de las 48 habituales. La reclamación por daños y perjuicios se hizo valer a través del tiempo libre compensatorio. Los turnos de guardia deben tenerse en cuenta en su totalidad en el horario de trabajo normal.

El trabajador puede normalmente organizar y utilizar su tiempo libremente y según su voluntad personal dentro del tiempo de guardia, así como durante el tiempo de guardia en el que no está activo. Sin embargo, debe respetar las normas que se le han impuesto para el posible inicio del trabajo. Por ejemplo, debe respetar la prohibición general de consumir alcohol durante el periodo de preparación. No obstante, hay que tener en cuenta que el trabajador está asegurado contra los accidentes de trabajo durante el servicio de guardia siempre que no persiga su propio interés económico. No importa si está en casa o en otro lugar. Lo importante es que el lugar de guardia coincida con el lugar designado por el empresario. La cobertura del seguro no expira en ese momento. Para los accidentes laborales que se producen en el trayecto entre el lugar de residencia y el lugar de trabajo, se aplican los principios generales sobre los accidentes de trayecto.

Deber de guardia en el derecho laboral, deber de guardia, deber de guardia en el derecho laboral, deber de guardia en el derecho laboral

El turno de guardia en el derecho laboral

Bufete BAUMFALK en Kerpen-Horrem y Witten

Abogado para - Derecho laboral | Derecho penal | Derecho informático | Protección de datos

Contacto con nosotros